Nuestros tesoros los testimonios

Nos hemos quedado sin aliento al recibir esta carta de Wya Wymenga y Jan de Monchy, integrantes de nuestro cohousing Oosterkade NL. Nos emociona saber que los grupos aprecian y valoran nuestra intervención, y que quedan sumamente satisfechos con nuestro aporte. El trayecto es intenso y las decisiones que los grupos deben tomar son muy importantes, por lo que nos sentimos involucrados en sus vidas. A continuación el maravilloso texto que nos han dedicado:
«Querido COL·LAB,
La semana pasada pasé por la obra de nuestro futuro hogar cohousing Oosterkade, había pasado bastante tiempo desde mi última visita. Mi marido Jan me mantenía al tanto sobre los progresos de la obra y también recibía bonitas imágenes a través de whatsapp de mis compañeros de grupo. El exterior lo veía con regularidad desde el puente, ya que por las noches pasaba por allí para asistir a nuestras reuniones, pero a esa hora estaba demasiado oscuro para poder acceder al interior. Desde el puente veía como nuestra obra se iba convirtiendo lentamente en un edificio de hermosa silueta, sólido y robusto. También apreciaba como nuestro futuro cohousing iba adquiriendo dos frentes, uno por el lado del canal y otro por el lado de la ciudad, es realmente interesante.
Cuando estuve en la obra la semana pasada, quedé positivamente impresionada…. es un proyecto fantástico! Un edificio muy especial, en un lugar muy especial, concebido y creado de una manera muy especial.
El interior lo encontré sorprendente. En las fotos de whatsapp se pueden ver los ambientes pero no es posible imaginar la experiencia de recorrerlos. Cuando entré sentí la claridad, la ligereza y la amplitud de los espacios, mucho más grandiosos de lo que esperaba. Nuestro piso de la cuarta planta es precioso, estamos encantados!… El sol brillaba a través de las ventanas laterales, una luz cálida entraba a través del muro acristalado y a pesar de ser invierno pude sentarme sin abrigo en nuestro balcón protegido a disfrutar de la estupenda vista.
Cuando muestro fotos del edificio a nuestros conocidos todos me preguntan cómo es posible que cada piso tenga una cara diferente… y mi respuesta es: porque todos teníamos deseos diferentes. Les explico que todas nuestras necesidades fueron inventarizadas por vosotros y que posteriormente estudiaron todas las combinaciones factibles… y eran MUCHAS! Los laboratorios fueron muy positivos, están pensados desde las oportunidades y no desde las dificultades. En cada sesión surgían siempre ideas y soluciones originales. Recuerdo cuando Jan y yo llegamos al primer laboratorio con una libreta de papel cuadriculado con la idea de dónde queríamos la cocina y el dormitorio, ja, ja, ja… teníamos que pasar primero por cantidad de pasos imprescindibles antes de empezar con el diseño. Fue genial aprender sobre tantos temas, llegando hasta la infraestructura, que se podía y que no, y estar involucrados en cada decisión. Es muy agradable construir este proyecto con nuestro grupo paso a paso y ver como cada persona realiza su propia aportación. Cada uno toma una pieza del rompecabezas para sí mismo… y hace a su manera lo que está dentro de sus posibilidades para resolverla y colocarla en su sitio. De esta manera conseguimos una conexión especial entre nosotros y también con el proyecto. Todos experimentamos un sentimiento profundo de felicidad al haber creado este proyecto juntos, vosotros y nosotros.
Valoramos enormemente vuestro entusiasmo y vuestro compromiso… todo el equipo de COL·LAB ha demostrado estar siempre positivamente dispuesto para cada reunión de trabajo y también para crear situaciones inolvidables. ​Seguimos contando con vosotros (aunque el proceso esté por terminar) para continuar compartiendo más momentos juntos!
Gracias Ana y equipo completo de COL·LAB!
Jan y Wya»