Vivir en una covivienda nos hace + inteligentes

«El ansia de relación es el deseo más poderoso del hombre, la pasión fundamental, la fuerza que aglutina a la especie humana, al clan, a la familia, a la sociedad» Erich Fromm

 

¿Qué es la inteligencia colectiva?

Las necesidades del ser humano de compartir, aprender, reír, querer y ser querido, han existido siempre y han sido determinantes en la gestación de nuestra civilización. La mayoría de estas necesidades se satisfacen mediante la pertenencia a una comunidad, porque juntos resolvemos mejor nuestras limitaciones individuales. Sin el sentido gregario no hubiéramos evolucionado como lo hemos hecho. Ser miembro de un colectivo nos produce bienestar y quienes invierten tiempo siendo parte de un grupo desarrollan la llamada «inteligencia colectiva”. Esta inteligencia social trasciende las capacidades cognitivas y emocionales de cada integrante del grupo.

 

¿Por qué dentro de un grupo germina la inteligencia colectiva?

Ser parte de una comunidad nos anima a opinar, a escuchar, a explayarnos, a proponer, a tomar una posición y a decidir, por lo cual desarrollamos habilidades que en solitario omitiríamos. Al poner en práctica estas acciones usamos técnicas de comunicación y negociación que nos hacen actuar de forma asertiva, activar nuestra empatía y alimentar nuestro potencial. Este cóctel de cualidades es terreno fértil para la inteligencia social, y el requisito indispensable para que germine es el círculo de confianza: el grupo.

 

¿Porqué la vivienda colaborativa favorece este fenómeno?

Vivienda colaborativa o cohousing, es sinónimo de grupo y brinda un ambiente ideal para generar inteligencia colectiva. Una covivienda está formado por una comunidad de personas diferentes e independientes, con un objetivo en común y reunidos por afinidad. Para conseguir realizar el objetivo deseado los miembros aceptan una cierta uniformidad, desarrollan tolerancia para favorecer la cohesión y ceden al egoismo individual. Todos estos también signos de inteligencia.

En la frase “todos para uno y uno para todos”, aplicable a los grupos de vivienda colaborativas, encontramos el sentimiento de pertenencia y la confianza que genera participar de un colectivo. En una covivienda cada individuo se siente incluido, siente a sus compañeros como parte del conjunto y las soluciones se adoptan siempre de forma colectiva. La diversidad del grupo promueve una amplia investigación de opciones y alternativas, por lo tanto existen grandes posibilidades que las desiciones sean más sabias e ingeniosas que las adoptadas de forma individual.

 

Colaborar = Covivienda

Nuestra sociedad está cambiando el individualizar por el colaborar. La tolerancia, el respeto y el intercambio son prácticas cada vez más imprescindibles. La vida en grupo es una necesidad, una satisfacción y un privilegio, nos brinda muchas más posibilidades de disfrutar y de ser felices, aparte de estimular nuestra inteligencia. Acompañados conseguimos más estímulos positivos, más reconocimiento, y la aceptación de los compañeros. Aprender a vivir en grupo y a relacionarnos satisfactoriamente es una prioridad y la vivienda colaborativa nos lo regala.

¡Un hombre solo con su lanza jamás podría haber cazado un mamut!

You may also like